Conmemoración del 199 aniversario de La Bandera Nacional

El pasado 24 de Febrero por la tarde se llevó a cabo en el Gran Salón Bernardo Reyes de la Gran Logia Centenaría de Nuevo León, los trabajos en tenida abierta para conmemorar el día de nuestro labaro patrio.

Los trabajos estuvieron presididos por el Muy Respetable Gran Maestro. Lic. Carlos Humberto Cervera A. donde estuvo acompañado de autoridades civiles y militares, así como miembros del Alto Cuerpo, Ex Grandes Maestros y Venerables Maestros de diversas logias Jurisdiccionadas en el estado.

Como Representante del C. Gobernador el Ing. Jaime H. Rodríguez C. asisitió el Lic. Ricardo Cortés Camarillo. Director de Relaciones con Poderes Legislativos e Instituciones Políticas, del Gobierno del Estado. Por parte del ejercito mexicano el Mayor de infantería. Carlos Omar Pérez Meráz representante del comandante de la 7a Zona militar.

En el evento se realizaron los honores correspondientes a la bandera, y se contó con la participación del Q:.H:. el Lic. Oscar Taméz quien pronunció el siguiente discurso oficial, al final del mismo y de las palabras de agradecimiento del Gran Maestro, se compartió el pan y la sal en el salón de actos N°1.

Discurso Alusivo:

Hoy conmemoramos el aniversario 199 de nuestra Bandera. Los masones tenemos un doble motivo de celebración, históricamente hemos intervenido en su diseño y salvaguarda.

Fue en 1940 cuando Lázaro Cárdenas decretó el 24 de febrero como el día de la Bandera, rememorando el 24 de febrero de 1821, cuando Agustín de Iturbide publica el Plan de Iguala en el que decreta la primer Monarquía mexicana.

Hoy nuestra enseña es tricolor con el escudo al centro, no siempre fue así, sin embargo, desde el estandarte utilizado por Morelos, hasta el actual, su confección está impregnada de simbolismos vinculados a nuestra fraternidad. El primer estandarte en utilizar los emblemas de nuestro Escudo fue el enarbolado porJosé María Morelos el 19 de agosto de 1812, cuando coloca al águila en el centro, posando sobre un nopal; con ello fusiona el origen prehispánico a los colores celeste y blanco, representativos del hispanismo. Una fusión que a futuro personificaría al naciente pueblo
mexicano.

Nuestro escudo es una alegoría, eso lo sabemos, es la expresión de la mitología azteca donde se refleja el poderío de los mexicas sobre la tierra que dominaron hasta 1519; además de algunos elementos hispánicos.Fue con la terminación de la guerra de independencia en 1521 que se establece un lienzo con tres colores como representativo del Imperio de Iturbide, en él aparecen los colores verde, blanco y rojo en forma diagonal.

Mucho se ha escrito sobre el significado de los colores. Fue en el estandarte del ejército Trigarante cuando se utiliza en forma diagonal de izquierda a derecha; el blanco abajo, el verde al centro y el rojo arriba, con la corona de la monarquía al centro.
Cada color representó a una de las tres garantías a ser enarboladas: Religión católica, independencia -con sometimiento al rey Fernando VII- y unión de razas. Así, podemos inferir que para el mundo profano el blanco representó a la iglesia católica, el verde la
independencia de España -no del Rey de España- y el rojo la unión de razas; la corona, la monarquía pretendida por Agustín de Iturbide.

Durante su monarquía, Iturbide transforma la Bandera y ubica sus colores en tres franjas verticales, similares en dimensiones, una verde, otra blanca y la tercera roja, con el águilan coronada al centro. Tal como lo hicieran las Banderas francesa (azul) e italiana.
Es hasta la conformación de la República, en 1824, que lucirá el águila sin corona, siempre posada sobre un nopal en una roca, con la serpiente en el pico. Lo dijimos hace un momento, la masonería está y ha estado presente en la conformación
de la identidad nacional y sus símbolos patrios.

Por qué la afirmación anterior: Primero, porque la independencia nacional estuvo impregnada del republicanismo francés el cual deriva de los grandes pensadores masones. Basta ver elementos como igualdad, libertad y fraternidad en la revolución francesa o el gorro frigio el cual se usó en el escudo de Monterrey hasta 1900.

Segundo, porque al igual que el azul y el rojo en la bandera francesa representan al pueblo, en México, verde y rojo simbolizan independencia y unión, dos elementos que fusionados personifican al pueblo mexicano, el blanco que en Francia reflejó la monarquía, en nuestro país identificó al clero del siglo XIX. No hay duda, los masones de la segunda década de 1800, participaron de la conformación de nuestra enseña patria entre 1821 y 1824.

Fueron los masones de la segunda mitad del siglo XIX quienes defendieron los valores nacionales encarnados en nuestra enseña Patria contra la monarquía de Maximiliano de Habsburgo. Fue otro masón, Venustiano Carranza, quien en 1916, emitió el decreto sobre el Escudo
nacional donde éste se observa de perfil con el águila hacia la izquierda y los demás elementos que ya conocemos. Es en 2006 cuando se le anexa el nombre de nuestra nación: Estados Unidos Mexicanos.

En síntesis, a 209 años de iniciada la revolución de independencia e iniciados en 1821 los conflictos fratricidas del siglo XIX; nuestra enseña patria ha sufrido más de una docena de modificaciones.

Desde Morelos quien fusiona en el Escudo las culturas prehispánicas e hispánica. Los colores verde, blanco y rojo vigentes desde hace 199 años, nos recuerdan la presencia de la masonería en la conformación de nuestra Patria.

Hoy, en la segunda década del siglo XXI, los masones refrendamos nuestra lealtad, amor y compromiso con la nación simbolizada en la Bandera y nuestro escudo nacional. Los masones, confirmamos el compromiso por defender los valores que dieron identidad a la nación mexicana: Libertad, Igualdad, Justicia y Fraternidad.

Finalmente, cada que portemos el Mandil, recordemos que en él se refleja nuestra enseña patria. Como escribiera Joules Boucher en 1948, en su obra “El simbolismo masónico”. El mandil es de piel blanca, con elementos rojos en los M:.M:. del rito escocés antiguo y
aceptado; agrego: el verde representa al pueblo unido y resguardado por los masones de
ayer y hoy.

Por ello, cada que usemos nuestro mandil, recordemos que lo mismo nos identifica como masones que como mexicanos. Es Cuanto.